A way to be dead - portada
NoticiasPC

A way to be dead, un juego que no puedes jugar

Un ejemplo perfecto de falta de medios publicitarios.


A way to be dead es un juego de terror cooperativo asimétrico (la forma difícil de decir juegos como DBD). Fue creado por Crania Games y es un desastre monumental, y no por su jugabilidad (que en parte también), sino porque no hay personas jugándolo.

Este juego es multijugador, normalmente para este tipo de juegos hacemos primeras impresiones en lugar de análisis, por su potencial para mejorar como producto final gracias a la información que reciben los desarrolladores por parte de los jugadores. Sin embargo esta vez, dado que ha pasado un mes y solo he podido encontrar 4 veces partida, me resigno a no poder jugarlo más.

A way to be dead

A way to be dead es un título muy apropiado para el juego, está tan muerto que apenas he podido “disfrutar” de unas cuantas partidas en un período de un mes, conectando al juego por la mañana y por la tarde a horas con mucha actividad. Lo único bueno que puedo decir sobre el juego es que tiene buenas ideas, aunque terriblemente ejecutadas, hablemos de jugabilidad.

Como superviviente, tu trabajo es registrar cuerpos en busca de una llave para abrir cualquiera de las dos puertas por las que puedes escapar, dichos cuerpos se hayan repartidos por todo el mapa. Algo que el juego no te cuenta, pero con algunas partidas he podido comprobar, es que es imposible encontrar la llave “antes de tiempo”, cuando quedan alrededor de 5 cuerpos sin registrar en el mapa, es cuando realmente hay una posibilidad de que encuentres dicha llave.

No solo es aburrido registrar cuerpos sabiendo que la llave no va a aparecer hasta que hayas registrado la mayoría, sino que además a eso debes añadirle que los cuerpos están siempre en el mismo sitio, tras unas pocas partidas ya he encontrado la ruta óptima para registrar la mayor cantidad de cuerpos en el menor tiempo posible. Esto convierte mis partidas en experiencias extremadamente monótonas, podrías argumentar que puedo jugar de otra manera pero es que de lo contrario las posibilidades de ganar son cercanas a nulas.

Los zombies y el apagón son las pocas mecánicas que realmente me gustan de A way to be dead. Además de registrar cuerpos como superviviente o matar supervivientes como asesino, tendrás que enfrentarte a los diferentes zombies que se encuentran por el mapa. Tanto el asesino como los supervivientes pueden ser atacados por estos zombies, los cuales aumentan en número cuando ocurre el apagón. Por defecto es a los 4 u 8 minutos de partida cuando la luces se apagan y los zombies dormidos se despiertan. Otra de las buenas ideas de este juego es que al escapar o morir (necesitaría más partidas para cerciorarme) puedes convertirte en zombie y ayudar a tus compañeros supervivientes o sabotearlos ayudando al asesino, ambas decisiones te otorgan puntos.

No puedo contar nada más de A way to be dead, ni he podido jugar lo suficiente para ponerle una nota. Esperemos que con los meses se mejore la gestión del juego y su publicidad y, al menos, podamos poder probarlo a fondo.

Idris Acosta 'Hydra'

Escritor aficionado y amante de los videojuegos y el dibujo.